Dos estudios cuestionan que un meteorito causase la extinción de los dinosaurios

La península de Yucatán (México) esconde en su extremo noroeste, enterrado bajo cientos de metros de sedimentos, la cicatriz dejada por uno de los acontecimientos más trascendentales en la historia de la Tierra. Es el gigantesco cráter de Chicxulub, de 200 kilómetros de ancho, donde se supone que hace unos 65 millones de años impactó un meteorito de 10 km con una fuerza equivalente a la de diez mil millones de bombas atómicas como la de Hiroshima…

GettyElenaDuvemayStocktrekImages
Elena Duvemay-SotockTrek Images (Getty)

Por Juan Manuel García

Científicos de las universidades de Princeton y de California en Berkeley (EE.UU.) han encontrado, en dos estudios independientes, evidencias que ponen en duda que la extinción de los dinosaurios se produjese a causa del impacto de un meteorito en el Golfo de México, como se creía hasta ahora.

Ambas investigaciones, que se publican hoy en la revista Science , coinciden en que una serie de grandes erupciones volcánicas en las Traps del Decán , en el centrooeste de la India, tuvieron lugar poco antes del evento asociado al cataclismo que terminó con dos tercios de las especies vivas que habitaban la Tierra hace 66 millones de años.

La actividad volcánica podría haber comenzado unos 50.000 años antes del choque del asteroide o cometa gigante que provocó el cráter Chicxulub en la actual península de Yucatán, y los flujos de lava continuaron durante miles de años después. La proximidad en el tiempo de estos dos episodios significa, desde el punto de vista geológico, que fueron incidentes simultáneos. Sobre la base de una datación más precisa de los acontecimientos, los investigadores concluyen que las enormes erupciones de los volcanes indios tuvieron también un impacto significativo en la extinción masiva de especies. Ahora falta determinar en qué medida contribuyó cada factor.

Stock
StockTreck Images (Getty)

La clave para mejorar la comprensión sobre la desaparición de los dinosaurios, uno de los eventos más estudiados de la historia del planeta, es entender la cronología de los eventos asociados a la hecatombe. Si la mayor parte de los océanos de lava de los Traps del Decán hubieran emergido a la superficie terrestre antes del impacto del meteorito, los gases emitidos durante las erupciones podrían haber sido la causa del calentamiento global en los últimos 400.000 años del Cretácico.

Durante este período de calentamiento, los seres vivos habrían evolucionado adaptándose al efecto invernadero. Sin embargo, las vastas cantidades de magma y gases liberados por los volcanes colapsaron la atmósfera, bloqueando la luz del sol y enfriando el clima. La falta de luz y calor solar habría sido un shock al que la mayoría de las especies no sobrevivieron. Según esta hipótesis, defendida por Blair Schoene , profesor de Geociencias en Princeton, no habría correlación entre el impacto del meteorito en el Mar del Caribe y la extinción de los dinosaurios.

El estudio liderado por Courtney Sprain , ex-estudiante de doctorado en Berkeley e investigadora postdoctoral en la Universidad de Liverpool, pone menos énfasis en el poder desencadenante de la actividad volcánica, pero concuerda en el análisis de los efectos ambientales de las erupciones.

Hay otro punto en el que coinciden ambos equipos científicos: estudiar las causas de las extinciones masivas en la historia de la vida en la Tierra es relevante para entender, difundir y prevenir las consecuencias del cambio climático actual, impulsado únicamente por la acción humana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s