La revolución feminista de las religiosas del Vaticano

Si las mujeres dejan de asistir a misa de domingos, las iglesias quedarían vacías. Desde el mito de la creación, donde se culpó a la mujer de desobedecer al Creador, cometiendo en primer y mayor pecado de mundo, el patriarcado ha seguido discriminado a la mujer en todos los ámbitos…

papa-y-monjas-89-12030058-20190807062404_12241922_20190918093412

Todas las culturas y las iglesias antiguas fueron extremadamente machistas, sin embargo Jesucristo marca una deriva radical en contra de ésta tradición bíblica y cultural. En todo el Evangelio siempre aparece valorando a las mujeres, dejándose acompañar por ellas, destacando su trabajo, rehabilitándolas ante los varones. Las mujeres que se acercan a Jesús son de lo más pobre y despreciable de aquella sociedad machista. Estas mujeres encuentran en Jesús alguien que las acepta, las acoge, las valora, les devuelve su dignidad, se acerca a ellas sin recelos ni prejuicios, hasta el punto que algunas de ellas se aventuran a seguirlo por los caminos de Galilea, porque en el movimiento de liberación de Jesús y su acercamiento a los más pobres y marginados ven una alternativa de vida más digna y humana. En muchos aspectos, dentro de aquella sociedad, Jesús fue enormemente revolucionario, lo que le supuso enfrentarse radicalmente con los representantes del ‘orden establecido’. De su procesamiento, su condena a muerte y su asesinato.

Derecho a voto en los sínodos

El Sínodo de los Obispos es una institución permanente creada por el Papa Pablo VI en 1965. Etimológicamente hablando la palabra ‘sínodo’, derivada de los términos griegos syn (que significa juntos) y hodos (que significa camino), expresa la idea de ‘caminar juntos’. Un Sínodo es un encuentro religioso o asamblea en la que unos obispos, reunidos con el Santo Padre, tienen la oportunidad de intercambiarse mutuamente información y compartir experiencias, con el objetivo común de buscar soluciones pastorales que tengan validez y aplicación universal. El Sínodo puede ser definido, en términos generales, como una asamblea de obispos que representa al episcopado católico y tiene como tarea ayudar al Papa en el gobierno de la Iglesia universal dándole su consejo. Pero sólo participan hombres pues está vetado a las mujeres. Las religiosas que no pueden ni participar ni votar.

“Ahora es el momento para las mujeres en el liderazgo y toma de decisiones en la Iglesia”, reza el mensaje de la asociación internacional de mujeres católicas Voices of Faith (Voces de Fe). Desde esta organización han decidido emprender su propia lucha feminista en el Vaticano. El primer objetivo es conseguir el derecho a voto para las mujeres católicas en los sínodos, pues la asamblea ha extendido el derecho a voto, además de a los obispos, a los religiosos, pero sigue vetando a las religiosas, que los superan en casi 10 a 1 a nivel mundial y cuyas superiores femeninas tienen el mismo estatus canónico que los superiores masculinos. La próxima reunión está prevista para el 6 de octubre. Pero el 3 de ese mes, religiosas de todo el mundo se reunirán en Roma para discutir temas sobre los que ya no guardarán silencio.

Además presentarán también el 1 de octubre en la sede de la prensa extranjera de Roma la petición #votesforcatholicwomen (un voto para las mujeres católicas), que ya ha sido firmada por 9.600 personas. Una representación de las monjas benedictinas del monasterio Fahr en Suiza, con su superiora Irene Gassmann, viajarán en autobús a Roma para mostrar su apoyo, entre otras.

15494697117593

En este sínodo, en el que se hablará de las problemáticas de la región Panamázónica del 6 al 27 de octubre,una de las novedades será la presencia de cuatro mujeres como consultoras en la secretaría general del sínodo de obispos.

La secretaría general es una institución permanente vaticana que se encarga de preparar la asamblea del sínodo y de aplicar sus conclusiones y, para ello, se vale de distintos consultores y por primera vez habrá cuatro mujeres. Estas serán la española María Luisa Berzosa González, directora de la federación “Fe y Alegría”, junto con Nathalie Bacquart, exdirectora del Servicio Nacional para la Evangelización de los jóvenes y las vocaciones de la Conferencia Episcopal francesa; Alessandra Smerilli, docente de Economía en la Pontificia Facultad de Ciencias de la Educación, y Cecilia Costa, profesora de Sociología en la Universidad Roma Tre.

Fuentes: RedesCristianas // LaVanguardia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s