Advierten que existen más de 45 millones de esclavos en el mundo

Un estudio revela que migrantes, mujeres y niñas son los más vulnerables a la trata de personas para trabajo forzado, explotación sexual por deudas o matrimonio servil; señala también que Asía y África son los continentes con más casos de “esclavitud moderna”. La esclavitud moderna afecta a la totalidad de los 167 países que cubre el estudio, según el revelamiento de una ONG…

libya-slaveryfrance-protest_52823260
Foto Reuters

La reciente revelación de subasta de migrantes africanos en Trípoli no es un caso aislado: más de 45 millones de personas en el mundo, una cuarta parte de los cuales menores de edad, viven en esclavitud, según un estudio divulgado en 2016.

La noción actual de esclavitud incluye el trabajo forzoso, que concierne a 25 millones de personas, y el matrimonio forzado, que afecta a algo más de 15 millones de personas. Pero estas cifras están muy por debajo de la realidad, advierten la Organización Mundial del Trabajo (OIT), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y el grupo de defensa de derechos humanos Walk free Foundation, que realizaron conjuntamente el estudio.

Según el estudio, los gobiernos que lideran la lucha contra la esclavitud humana son los Países Bajos, Estados Unidos, Reino Unido, Suecia, Australia, Portugal, Croacia, España, Bélgica y Noruega. El magnate minero australiano Andrew Forrest, presidente y fundador de Walk Free, instó a los gobiernos de las diez principales economías a implementar leyes y destinar fondos para combatir la esclavitud moderna.

Países con índice de esclavitud

India es, por mucho, el país con la cifra más alta de esclavos, con casi 14 millones. Sin embargo, el lugar donde el problema es proporcionalmente mayor es Mauritania, porque el 4% de su población vive en régimen de esclavitud, según Walk Free Foundation (WFF).

El primer país latinoamericano en el ranking es Haití, en segunda posición tras Mauritania. Hay que ir hasta el puesto 65 para encontrar a otro latinoamericano, Perú, al que siguen Surinam (68), Ecuador (69) y Uruguay (72). Los autores señalan que la región centroamericana y del Caribe es ‘de gran riesgo’, pues es ‘una zona de tránsito clave para los migrantes económicos que buscan entrar a Estados Unidos’.

“La débil protección de los derechos humanos, la contradictoria aplicación de la ley y la discriminación aumentan el riesgo de esclavitud, con Venezuela, Colombia, Guyana y Honduras mostrando el mayor riesgo. Como puerta de entrada de América del Sur y Central a Estados Unidos, México tiene una economía criminal muy desarrollada que se alimenta de los migrantes económicos, a quienes se trafica y esclaviza”, agrega el estudio.

Por su parte, Brasil, aunque tiene 200.000 esclavos, lidera la lucha contra la esclavitud en Latinoamérica. Ocupa el 94 lugar en cuando a número de esclavos en relación con su población y, de acuerdo con el estudio, intenta acabar con esa práctica reconociendo su existencia y fomentando el debate.

Los 10 países con mayor predominio de la esclavitud son, por orden: Mauritania, Haití, Pakistán, India, Nepal, Moldavia, Benín, Costa de Marfil, Gambia y Gabón. En términos absolutos, los países con más esclavos son India (13.956.010), seguida por China (2.949.243), Pakistán (2.127.132), Nigeria (701.032), Etiopía (651.110) y Rusia (516.217).

Un 62% de los casos de “esclavitud moderna” fueron registrados en Asia y en el Pacífico. Esta región es la primera, en número de víctimas, ya sea por explotación sexual (73%) como por casamientos forzados (55%). Pero es en África donde se producen más matrimonios obligados, 4.8 de cada mil personas, es decir, el doble que en el resto del mundo (2.1 por cada mil).

0007768746

Trabajo forzado

Unos 25 millones de personas son trabajadores forzosos, en su mayoría en casas particulares (un cuarto de ellos) pero también en fábricas, en la construcción, en el campo. El estudio cita el ejemplo de 600 pescadores retenidos en barcos en aguas indonesias desde hace varios años. Trabajadores tailandeses y birmanos de barcos pesqueros se sientan dentro de una celda en el recinto de una empresa pesquera en Indonesia. Viven a base de un poco de arroz y curry al día en un espacio apenas lo suficientemente grande para acostarse hasta que otra vez los llevan al mar

Más de la mitad de estos esclavos están obligados a quedarse por culpa de sus deudas. Pero también hay casos de personas ligadas a sus verdugos porque son drogadictos, están mal pagados, son maltratados físicamente o simplemente porque están demasiado lejos de sus casas para volver. Entre estos trabajadores, unos 5 millones de personas están obligados a prostituirse y algo más de 4 millones son víctimas de trabajos impuestos en sus países debido a trabajo obligatorio por condenas de cárcel.

El trabajo infantil ha disminuido considerablemente. Del año 2000 a 2016, hay 94 millones menos de niños trabajando. Pese a este avance, 152 millones de menores de entre cinco y 17 años se ven obligados a trabajar, según un informe hecho publico  por la OIT. Es decir, uno de cada diez. La mayoría de ellos se concentra en el África Subsahariana, que pese ser una región que ha implementado numerosas políticas dirigidas a combatir el trabajo infantil, concentra casi la mitad de los menores que sufren esta situación.

Mujeres y niñas representan el 71% de los esclavos, cerca de 29 millones de personas. Una de cada cuatro víctimas de la esclavitud es un niño, es decir, unos 10 millones de individuos. Unos 15.4 millones de personas están casadas sin su consentimiento, más de un tercio de ellas tienen menos de 18 años y son prácticamente casi todas mujeres. Esta forma de esclavitud es común en África y Asia. Además, las mujeres representan 99% de las víctimas de trabajo forzado en la prostitución.

e30051225-1000x600

Migrantes

La relación entre migración y esclavitud es directa. La sujeción de un migrante poco calificado a empleos con malas condiciones y la imposibilidad de acceder a estándares aceptables de protección social hacen que la vulnerabilidad de los migrantes, sobre se profundice aún más. “Varios estudios han establecido de forma clara vínculos entre migraciones y el tráfico de seres humanos”, sobre todo a lo largo de las rutas migratorias, destaca este informe.

Tres cuartas partes de los migrantes interrogados por la OIM en 2017 en dirección a Europa desde Libia confiesan que fueron víctimas de abusos asimilables a la trata de personas. “Los clandestinos, susceptibles de ser víctimas de agresiones, extorsiones, abusos sexuales, pueden decidir, al principio de su periplo, de ponerse voluntariamente en manos de los traficantes”, señala el estudio de la OIT.

Hoy existe en el mundo el triple de esclavos que durante los siglos XVIII y XIX, a los que erróneamente se les atribuyen el auge de esta actividad.

Fortalecer la protección de las personas en situación de migración es una herramienta provechosa para la política, cultura y economía de los países, mejor aún que las rebajas arancelarias o las ganancias superfluas que puedan existir luego de un libelo limítrofe terrestre o marítimo. Hoy, toda esclavitud comienza con una promesa de empleo. La preocupación de los estados no puede ser sólo la de fiscalización y emisión documentaria. En tiempos de democracias modernas debemos esperar y exigir más a los gobiernos, los parlamentos, la sociedad civil y por cierto a cada uno de nosotros en esta materia.

Información de AFP

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s