El hogar secreto del Club Bilderberg

La cita anual más exclusiva se emplaza este año a un escenario conocido: Chantilly, que ya albergó la cumbre en 2002, 2008 y 2012 y cuyas características parecen justificar la repetida elección..

imagen-sin-titulo

Por Raquel Cano

Los ‘dueños’ del mundo se reúnen desde este jueves para celebrar la reunión más selecta, elitista y prestigiosa del planeta: el Club Bilderberg. Hasta aquí nada nuevo: la hermética cumbre se celebra cada año con una lista de ‘invitados’ prácticamente inmutable. Lo que llama la atención es el lugar elegido: Chantilly. Por cuarta vez, esta pequeña ciudad de Virginia de 46.000 habitantes acoge el cónclave de los más poderosos.

Más allá de las pocas referencias que existen de la localidad estadounidense o de la anecdótica coincidencia con el nombre de una crema de repostería homónima, Chantilly es una ciudad irrelevante, que pertenece al condado de Fairfax. Sin embargo, varias razones justifican la elección de la sede por el comité directivo de los ‘bilderbergs’.

En primer lugar, la razón principal de elegir Chantilly por cuarta ocasión -las anteriores fueron en 2002, 2008 y 2012- radica en el alto nivel de seguridad del condado de Fairfax, muy próximo a Washington DC. De esta forma, según destaca The Guardian, los invitados podrán mantener un perfil bajo.

Otra razón que justifica la elección de los’bilderbergs’ se basaría en las características de la ciudad. Chantilly es un ‘lugar designado por el censo’(CDP por sus siglas en inglés) y carece de gobierno local, lo que permite agilizar los procedimientos burocráticos y facilita las relaciones. Así lo ratifica Gregg MacDonald, editor del periódico digital del condado ‘Fairfax Times’: “Celebrar aquí la reunión ha sido muy inteligente porque (Chantilly) no es un pueblo, un municipio o una ciudad con su propio gobierno”. Lo que justifica la estrategia del comité directivo del Bilderberg al elegir Chantilly por cuarta vez como sede de la reunión: “De haber escogido otra ciudad, (todos los asistentes a la reunión) habrían tenido que lidiar con otra barrera gubernamental y burocrática”, añade MacDonald.

El hotel que acogerá la cumbre es el Chantilly’s Westfields Marriot hotel, de cuatro estrellas, el mismo que abrió sus puertas a estos huéspedes de élite en 2012. Entre sus características destaca las 31 salas de reuniones, un número suficiente para abordar las cuestiones que están planificadas en la agenda del club.

chantilly-y-whasington-dc-estan-a-poca-distancia-google-maps

De qué se va a hablar

En su página oficial, el club detalla de forma escueta los temas que se van a tratar durante su reunión.

El primero en la lista pone el foco en Trump y su Gobierno, bajo la clave: ‘La Administración de Trump: un informe de la situación‘. Las conclusiones de este debate no podrán ser analizadas por el presidente de EEUU, que no ha participado nunca como miembro del club Bilderberg, aunque sí estarán tres de los hombres más importantes de su gabinete: Herbert Raymond McMaster, asesor de Seguridad Nacional, Wilbur Ross, secretario de Comercio, y Christopher Lidell, director de iniciativas estratégicas del presidente.

Tras la cumbre de la OTAN celebrada hace una semana, donde el presidente Trump recriminó a los aliados que no están pagando “lo que deben pagar”, ahora surge una nueva oportunidad para supervisar la relación transatlática con el tema ‘Relación transatlántica y su alianza de defensa’, donde se podrá contar con la opinión del secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

Otros de los temas previstos en la agenda son el futuro de la Unión Europea, la posible ralentización de la globalización, el empleo y los ingresos, la guerra de la información, la posición de Rusia en el orden internacional, el auge del populismo, un debate sobre Oriente Próximo, la proliferación nuclear y China, entre otros asuntos.

De acuerdo con las claves de este debate, el tema de China será abordado por personalidades expertas en este ámbito, como el embajador del país en Estados Unidos, dos senadores norteamericanos y el gobernador de Virginia, además de gigantes de la inversión estadounidense en China.

Quién va

La representación española en el Club Bilderberg la conforman el ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, siendo esta la segunda invitación que recibe (la primera fue en 2013). También estará la presidenta del Banco Santanter, Ana Botín, la única española miembro del Comité Directivo del club; Juan Luis Cebrián, presidente del Grupo Prisa; y Albert Rivera, que este año, a diferencia del anterior, sí acudirá.

El líder de Ciudadanos ya fue invitado el año pasado al selecto club, que se reunía en Dresde, Alemania, pero declinó la oferta porque la cita coincidía con el arranque de la campaña electoral para los comicios del 26 de junio. Resultaba imposible para Rivera entregarse en cuerpo y alma a la reunión, en la que se exige a todos los invitados un compromiso: desde que comienza la cumbre, los asistentes no pueden salir del hotel y deben participar en todas las sesiones programadas. Así que, finalmente, Rivera decidió ceder el testigo al responsable económico de la formación naranja: Luis Garicano.

En el plano internacional, los asistentes provienen de diferentes ámbitos, en total 131 miembros de 21 países. Entre ellos presidentes de multinacionales como Google, Airbus o Ryanair, líderes de bancos como ING Bank, Deutcsche Bank o el Banco Nacional de Bélgica, presidentes de organizaciones internacionales como el FMI o la OTAN y editores de grandes medios de comunicación como ‘Financial Times’, ‘The Economist’, ‘Bloomerang’ o ‘Wall Street Journal’ y el único monarca de la reunión: el rey Guillermo de Holanda.

Que a uno le inviten al club tiene sus ventajas, pues, según Pedro Palao Pons, autor de ‘Leyendas urbanas y conspiraciones’, “quien entra en el Club logra ascender en poco tiempo”. Palao esgirme como prueba el ascenso de Esperanza Aguirre cuando, después de acudir a la reunión en el año 2000, se convirtió en la primera mujer en ser presidenta de la Comunidad de Madrid. El tiempo demostrará si el debutante Albert Rivera experimenta una ascensión política y social a nivel internacional: Deberá acatar para ello los consejos que reciba de los miembros ‘dominantes’ del club.

Ausencias notables

Hay españoles a los que sí se echa de menos en el Bilderberg. Por ejemplo, desde que la reina Sofía decidiera en 2014 despedirse definitivamente de este encuentro, no ha habido ningún representante de la monarquía española. También, faltarán directivos de relevantes empresas españolas como Telefónica, Inditex, Repsol o La Caixa, al contrario de lo que sucedió en el año 2016, cuando Pablo Isla y César Alierta, por aquel entonces presidente de Telefónica, participaron en el encuentro.

Los nombre de Pedro Sánchez, José Manuel García-Margallo, Jose Luís Rodríguez Zapatero, Soraya Saénz de Santamaria, Pedro Solbes, Felipe González o incluso el exdirector del FMI, Rodrigo Rato, sí estuvieron alguna vez en la lista de este reservado club.

¿Qué es el Club Bilderberg?

El encuentro hace referencia a una reunión anual que se fundó en 1954 con el objetivo de impulsar y fomentar el diálogo entre Europa y Norteamérica. El nombre fue adaptado después de que esta reunión inicial tuviera lugar en un hotel holandés homónimo. Desde entonces, personalidades de la élite mundial se reúnen para tratar diversas cuestiones políticas y económicas. Hay quien sostiene que en esta cumbre se mueven los ‘hilos del mundo’.

Pero más allá de teorías conspiranóicas, lo que define a este exclusivo club son sus reglas: en los debates se establece la conocida como regla ‘Chatman House‘ en la que los participantes pueden usar la información recibida, pero no revelar la identidad de quien procesa el discurso. Así, a pesar de que la propia web informa de los temas que se van a tratar, la lista de invitados y el lugar, las reuniones se realizan a puerta cerrada y estas no se graban, no se transcriben ni tampoco trascienden a la opinión pública, está prohibido. Y el club justifica la ausencia de periodistas para “favorecer las opiniones y el dialogo al máximo nivel posible”.

Además, para preservar la seguridad de los asistentes, que son elegidos por un comité directivo de 30 miembros, se prescinde de escoltas, coches privados y acompañantes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s