La Luna guarda un registro completo de toda la vida en la Tierra

La Luna podría guardar en su superficie un registro temporal completo de la vida en la Tierra. El impresionante hallazgo, llevado a cabo por un equipo de investigadores de la Universidad de Osaka, dirigido por Kentaro Terada, acaba de publicarse en Nature Astronomy.

Durante cinco días al mes, el viento solar empuja oxígeno terrestre hasta la Luna – Universidad de Osaka/NASA

Por José Manuel Nieves

El análisis de los datos del orbitador lunar japonés Kaguya, en efecto, muestra evidencias de «oxígeno terrestre biogénico» mezclado con el regolito lunar y a una profundidad de solo unos pocos nanómetros. Esas partículas constituyen, en potencia, un registro recuperable de toda la historia de la atmósfera de la Tierra. El problema, según los investigadores, es que no disponemos aún de los medios para recuperar esa valiosísima información.

Durante cinco días al mes, la Luna está protegida por la magnetosfera terrestre del incesante bombardeo de la radiación solar y queda, durante ese tiempo, impregnada por una multitud de partículas de oxígeno y otros gases nobles procedentes de la atmósfera de nuestro planeta. Y si bien es cierto que nuestro propio mundo no es demasiado eficiente a la hora de preservar información sobre su pasado más remoto, todas esas partículas, empujadas por el viento solar y exquisitamente preservadas en la superficie lunar, constituyen, de hecho, un fiel registro de toda la historia de la vida en la Tierra.

Desde hace tiempo se sabía que el nitrógeno y otros gases nobles de nuestra atmósfera podían estar llegando hasta la Luna, pero hasta el trabajo de Terada no había pruebas de que también el oxígeno pudiera estar haciendo lo mismo.

La mayor parte del oxígeno terrestre se genera en la biosfera, por lo que la Luna lleva 2.500 millones de años siendo regularmente «contaminada» con productos generados por las formas de vida que habitan, y han habitado, el planeta. La Tierra preserva poca o ninguna información sobre su propia historia remota, ya que la constante actividad tectónica recicla continuamente la corteza terrestre y borra toda la información pasada. Pero sobre la tranquila e inerte superficie de la Luna, todo lo que llega se preserva intacto para siempre.

Por desgracia, eso no significa necesariamente que toda esa información almacenada en nuestro satélite sea sencilla de recuperar. Los autores del estudio, en efecto, se muestran cautelosos al decir que, hoy por hoy, no existen medios para separar los gases atmosféricos embebidos en el regolito lunar de los que inclusta en él el propio viento solar.

De forma que no hay, por ahora, forma alguna de conseguir una línea temporal para todo lo que se deposita en la Luna. Y a menos que entre en juego algún proceso desconocido y aún por descubrir, no tenemos modo de saber cómo era la Tierra antigua estudiando los restos de nuestra atmósfera atrapados en el suelo lunar.

Terada, pues, ha demostrado que la Luna es como una cápsula de tiempo llena a rebosar de los secretos más antiguos de nuestro planeta. Secretos a los que, por ahora, somos incapaces de acceder.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s