Redes de pedofilia a escala mundial

Escándalos de pedofilia siguen apareciendo en todo el mundo año tras año, mientras que los grandes medios de comunicación y agencias de la ley por igual que no tratan a la explotación sexual de menores como un problema global, sistémica..

coverphoto

A medida que el número de escándalos de abuso infantil que involucra a los ricos y poderosos sigue creciendo, cada vez es imposible ocultar que estos casos de abuso y explotación sexual infantil son globalmente organizados y funcionan a menudo por las mismas personas que influyen en gran medida la sociedad y la política. La industria del entretenimiento, centros políticos poderosos, e incluso la religión organizada han demostrado ser los principales centros donde este tremendo abuso ha sido capacitado y de amplia aceptación entre las “élites” y otros individuos poderosos que dominan estas instituciones. Lo que sigue son algunos ejemplos de la depravación generalizada practicada por algunas de las personas más poderosas del mundo.

La pedofilia, el mal que oscurece Hollywood

Existe la creencia entre algunos actores de Hollywood de que la pedofilia es un mal consolidado. Hace unos meses las declaraciones de Elijah Wood (Frodo en «El señor de los anillos») reabrieron una polémica que cuenta con el silencio cómplice de los peces gordos del cine, o eso defienden aquellos que denunciaron abusos durante su juventud. «Es probable que estas cosas sigan sucediendo», advierte Wood. Lo peor de todo: que no es el primero que lo dice.

fatty-arbuckle-250x300

Algunos datan el origen de este mal en las fiestas de Fatty Arbuckle, un actor de cine mudo al que acusaron de acabar con la vida de la actriz Virginia Rappe en 1921. Arbuckle fue exonerado de este presunto crimen, pero sus fiestas eran de lo más comentado a comienzos del siglo pasado.

También durante los felices años veinte, Charles Chaplin dejó embarazada a su segunda mujer, Lita Grey, de apenas 16 años. Se divorciaron solo tres años después, pero aquel fue un primer indicio de que algo no iba bien en La Meca del cine. Ya en la modernidad, uno de los casos más sonados fue el de Roman Polanski. A finales de los 70, Samantha Geimer lo acusó de violación. En una biografía que publicó recientemente, Geimer contó que todo ocurrió después de posar desnuda en el jacuzzi de la casa de Jack Nicholson en Los Ángeles. Polanski le dijo que estaba tomando unas fotos para una revista. Después vino el juicio por violación que impidió al cineasta regresar a Estados Unidos durante años. Ahora, Geimer ha dicho que el juicio es una farsa y que Polanski merece que se cierre del caso, «que le dejen pasar página».

Otro desgraciado ejemplo fue el de Stephen Collins, que reconoció haber abusado de varias menores de edad. Antes de confesar estos delitos, que el actor justificó por un trauma infantil, su exmujer se encargó de buscarle las vueltas: «Se sentía feliz de que fueran a tener una niña, pues no podría soportar el deseo de tener sexo oral con un niño», dijo Faye Grant. Algo más recientes son los casos de Chloë Sevignyy Cara Delevingne. Sevigny aseguró haber sufrido acoso de al menos tres directores de cine y que en más de una ocasión le preguntaron cosas del tipo: «¿Qué haces después de esto?» o «No deberías esperar a ser mayor como esa actriz que acaba de salir desnuda en una película. Deberías salir desnuda ahora».

wood-300x168
Elijah Wood

Además de Elijah Wood, otros hombres han denunciado acoso dentro de la industria del cine. A las duras palabras del protagonista de «El señor de los anillos» le precedieron otras de actores como Corey Feldman. El protagonista de «Los Goonies» o «Cuenta conmigo» reveló en un libro el nombre de dos individuos de Hollywood que abusaron de él cuando era menor.

A comienzos de 2014, Michael F. Egan III denunció abusos por parte de Bryan Singer. El actor dijo haber sido «violado numerosas veces» en una mansión de Los Ángeles donde se celebraban «sórdidas fiestas» en las que los invitados estaban desnudos y mantenían relaciones sexuales con adolescentes. Él, aseguró, tenía 15 años cuando fue violado por el director de «X-Men» o «Walkiria».

Washington DC

La pedofilia es también común entre la élite política los EE.UU. ‘, con un escándalo tras otro emergente en las últimas décadas. El más famoso de ellos, conocido como el “Franklin encubrimiento “, fue sin duda el mayor escándalo de pedofilia en la historia de Estados Unidos e incluso implicado la Casa Blanca. Dos miembros del partido Republicano y grupos de presión de Washington DC, Craig Spence y Lawrence E. King Jr., fueron acusados de manejar una red de explotación sexual de menores homosexuales referidas a varones de 15 años o menos.

Spence, que era muy influyente en el momento, disponía al menos cuatro visitas de medianoche de la Casa Blanca en la década de 1980, donde iba acompañado por chicos jóvenes que falsamente identificaba como sus hijos. Cuando estallaró el escándalo, Spence “se suicidó” y muchos de sus socios de negocios fueron encarcelados por su participación. Sin embargo, los enlaces de Spence con la Casa Blanca de Reagan u otros altos políticos estadounidenses no fueron investigados y se suspendieron los intentos de seguir investigando.

wtpage1edit1200w_768x461

Luego, en la década de 1990, las escapadas sexuales de Bill Clinton fueron muy conocidas y casi llevaron a su destitución por perjurio. Clinton también se relacionó con el pedófilo convicto Jeffrey Epstein y con cierta frecuencia montó en el avión de Epstein que estaba lleno de niñas menores de edad  -la “Lolita Express”- e hizo varias visitas a la residencia privada de Epstein conocido como ” Orgía isla“. Varios miembros del Congreso de Estados Unidos también se han implicado en los últimos años en escándalos sexuales pedófilos como Mark Foley, ex congresista de la Florida, que en 2003 fue atrapado enviando mensajes sexualmente explícitos a los hombres menores de edad.

El Vaticano

Probablemente el más conocido escándalo de abuso infantil de todos los tiempos consiste en la Iglesia Católica Romana, que ha estado en curso durante gran parte de los últimos cien años y posiblemente mucho antes. Sin embargo, no fue hasta la década de 1980 que el abuso sexual desenfrenado de menores por parte de sacerdotes católicos comenzaron a recibir una importante cobertura de medios. En las décadas que siguieron, el número de denuncias sólo ha seguido creciendo. De 2001 a 2010, la Santa Sede, órgano central de gobierno de la iglesia, reconoce acusaciones de abuso sexual que afecta a más de 3.000 sacerdotes .

Aunque algunos estudios han afirmado que la tasa de abuso por parte de sacerdotes ha disminuido en los últimos veinte años más o menos, ya que se convirtió en un escándalo internacional, no se puede negar que se trata de un problema sistémico que es endémico en toda la organización, por lo que es particularmente difícil de erradicar. Tampoco ayuda que la iglesia haya ordenado con frecuencia sus obispos y sacerdotes para cubrir activamente las acusaciones de abuso sexual a la vez que disciplinar a relativamente pocos sacerdotes teniendo en cuenta la magnitud de las acusaciones.

Un documento que data de la década de 1960, descubiertos en 2003, muestra el Vaticano ordena explícitamente a los obispos católicos de todo el mundo para cubrir los casos de abuso sexual, amenazando a quienes hablasen sobre el abuso sistémico con la excomunión de la iglesia. A primeros de año, el Vaticano dijo a sus clérigos que el reportar el abuso de menores por parte de sacerdotes “no es necesariamente” su deber. Además, se ha descubierto recientemente que, desde 1950, el Vaticano ha pagado casi $ 4 billones , la mayor parte de los cuales procedían de los diezmos de los católicos leales, para comprar el silencio de los abusos con el fin de proteger la reputación de la iglesia.

Reino Unido

Reino Unido ha padecido una oleada de casos de pederastia en los que se han visto involucrados grandes figuras del mundo de la televisión, la música e incluso la política, que aprovechaban su imagen para abusar sexualmente de mujeres y niños. Esta oscura etapa de la historia británica se abría en el año 2012 con el escándalo Jimmy Savile, un presentador estrella de la BBC, que abusó durante 40 años de decenas de personas. Apodado como el depredador sexual, aprovechó el reconocimiento para acercarse a sus víctimas, llegando a abusar de ellas incluso en hospitales donde aparentemente acudía como embajador de diversas obras caritativas.

Las deleznables prácticas de Savile salieron a la luz demasiado tarde, un año después de su muerte, por lo que nunca llegó a pagar por ello. Sin embargo, la reputación de la cadena pública británica quedó empañada, por haber mirado hacia otro lado cuando se cometían los abusos, y por haber tratado de ocultar a la opinión pública un asunto muy grave

base_image
Jimmy Savile

El escándalo del caso Savile además provocó una catarata de denuncias y procesos contra personajes famosos. El último de ellos, el músico y comediante Rolf Harris. La sombra de la pederastia no sólo se cierne sobre el mundo del espectáculo. En julio de 2014, la policía británica creó una unidad especial para esclarecer la presunta implicación de varios políticos, algunos en activo, en una red de pederastia fraguada en los pasillos del Parlamento de Westminster en los años 80. Debido a sus conexiones influyentes, estas personas poderosas han sido capaces de silenciar a sus víctimas y encubrir sus crímenes atroces con poca consecuencia.

Movimiento activista pedófilo

La pedofilia, considerada una parafilia por la Organización Mundial de la Salud, es militada por varias sectas que luchan desde mediados del siglo XX por su aceptación en la sociedad.La pedofilia es considerada un crimen repugnante, y es castigada con años de prisión. Entre los mismos presos los pedófilos son mirados y tratados con desprecio. Pero, en el mundo islámico la pedofilia no es considerada un crimen, sino, todo lo contrario, es un acto apreciable, mediante el cual el creyente imita la acción del fundador de su religión, Muhammad.

Lejos del mundo islámico, en Occidente, también existe una considerable historia de movimientos y organizaciones que militan por la aceptación social de la pedofilia, y que incluso lograron penetrar la esfera política de varios países.

Fue en Holanda y Alemania donde, desde principios de los años 50, un grupo denominado “Enclave Kring” comenzó a teorizar con el supuesto objetivo de “eliminar prejuicios sobre temas relacionados con los contactos eróticos y las relaciones entre menores y adultos”, asociándose con organizaciones varias en Francia, Dinamarca, Gran Bretaña y Estados Unidos. Esta secta sentó las bases fundacionales de un movimiento pedófilo liderado por el psicólogo y sexólogo Frits Bernard, que llegó a su pico de actividad en las décadas del 70 y el 80, cuando penetró varios partidos políticos.

151124121223_child_victim_624x351_thinkstock_nocredit

El pasado del partido verde alemán

Sin ir más lejos, en el año 2013 en Alemania, a menos de un mes de las elecciones federales, el Partido Verde se vio forzado a abrir una investigación entre sus miembros tras una denuncia hecha por el semanario Die Spiegel. Debía esclarecer si en los orígenes de la agrupación uno de sus sectores actuó como brazo parlamentario del “movimiento pedófilo”. Die Spiegel publicó que en 1985, en pleno auge de ‘los Verdes’, el Congreso del partido aprobó un documento que ponderaba ‘la sexualidad no violenta’ entre adultos y niños, retirado tras el escándalo mediático que causó. Ese mismo año, un euro-diputado de esta facción política se vio involucrado en un hecho similar al descubrirse que en un libro de su autoría, editado en 1975, narró haber tenido relaciones sexuales con varios niños mientras trabajaba en una guardería. En una nota publicada en el diario alemán Süddeutsche Zeitung el acusado negó la declaración, alegando que el texto sólo relata “una fantasía masculina”.

El partido pedófilo holandés

El peor antecedente, sin embargo, se encuentra en Holanda. Fue en el año 2006 que la Justicia del país europeo se puso a sí misma en ridículo al permitir que se registrara un partido pederasta: el Partido de la caridad, la libertad y la diversidad. Incluso tratándose de uno de los países más liberales del mundo, la irrupción de este partido en la esfera política causó estupor y, a pesar de que varias organizaciones marcharon por su ilegalidad, la Justicia determinó que no cometía ningún delito y que tenía la libertad de mantener su organización argumentando que “un partido político formado por pedófilos no puede ser prohibido porque tiene los mismos derechos a existir que cualquier otro partido y está protegido por las libertades democráticas”. Afortunadamente, de las 600 firmas que necesitaba para participar en las elecciones legislativas de 2006, el Partido de la caridad consiguió menos de 200, y así fue como en 2010 los mismos líderes del movimiento decidieron retirarse de la vida política a la espera de que la sociedad ‘madurara’.

Dos años mas tarde, en 2012, los sexólogos Erik Van Beek y Rik van Lunsen, del Hospital Universitario de Amsterdam, reflotaron el debate sobre la pedofilia en los medios masivos de comunicación al sugerir que sea el Estado el que controle, produzca y distribuya contenido erótico a pederastas, argumentando que “si se produce pornografía infantil virtual bajo el control estricto del gobierno, con una especie de sello que muestre con claridad que ningún niño ha sufrido abusos, se podrá ofrecer a los pederastas una forma de regular sus pulsiones sexuales”. Todo esto llevó a que en abril de este año el partido Llamada Democristiana comenzara a trabajar en una ley que prohíba la creación y existencia de grupos pro-pedofilia.

En Estados Unidos, un grupo amparado en la primera enmienda de la Constitución declaró al 23 de junio como el “Día internacional de amor a los niños”. La forma de celebrarlo, según explican en su sitio web, es expresando a la comunidad el supuesto de que acostarse con niños no es delito.

pedofilia-denuncie

Como predican su mensaje

Lo más notorio, y quizás el eje central que une todos estos movimientos, es la forma en la que transmiten su mensaje: normalizando sus perversos ideales al compararlos, por ejemplo, con tradiciones arraigadas en la sociedad. En 1989, la socióloga estadounidense Mary De Young analizó la literatura publicada por organizaciones pedófilas para la divulgación pública, y descubrió ciertas estrategias que utilizadas para promover la aceptación pública de la patología: una de ellas era redefinir o restringir el uso del concepto de “abuso sexual infantil”. Por ejemplo, Gerald Jones, vinculado al Instituto para el estudio de mujeres y hombres en sociedad” de la Universidad del Sur de California, sugirió que la “intimidad entre las generaciones” no debe ser considerada sinónimo de abuso sexual del niño. Según sostuvo, la “diferencia crucial se basa en la reciprocidad y el control”. Estrechamente vinculado a esto está el que es uno de los objetivos fundacionales para este tipo de organizaciones: la derogación de las leyes de edad de consentimiento, a efecto de eliminar de la legislación la apelación a la edad como un criterio válido para identificar el abuso sexual infantil.

Al día de hoy, y tras varios escándalos mediáticos, el movimiento es extremadamente impopular y ha hecho pocos progresos en sus metas dentro de las esferas legales, científicas y políticas. Sin embargo, a partir de los 90, con el surgimiento de las nuevas tecnologías, el medio principal de apoyo a la pedofilia se ha trasladado a la Internet, donde los resabios de estos grupos intentan, en vano, predicar su perverso mensaje.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s