Los coches autónomos de Google

Un vehículo autónomo es un automóvil capaz de imitar las capacidades humanas de manejo y control, percibiendo el medio que le rodea y desplazándose en consecuencia. Un coche en el que solo tiene que introducir la dirección de destino y despreocuparse de todo lo demás…

Furgoneta-reparto-Google-768x528

El origen de los coches autónomos es mucho más remoto de lo que se suele pensar. Desde los años 40 se han estado haciendo pruebas de guiado de vehículos embebiendo dentro del asfalto materiales que podían ser detectados y seguidos. De ahí se ha pasado a la detección de obstáculos vía radar en los años 80 y en la actualidad la tecnología es un complejo conjunto de tecnologías que incluyen el reconocimiento de movimiento por cámaras y los sistemas de detección láser.

Así funciona el coche de Google

El gigante informático pretende que en 2020 sea corriente ver vehículos completamente autónomos circulando por las carreteras. Para ello, ha valorado la posibilidad de asociarse con productores automovilísticos u ofrecer licencias de su sistema para que sean esas empresas las que los implementen en los vehículos.

El coche Google está programado actualmente para alcanzar una velocidad máxima de 40 km./hora; acumula más de un millón de millas de experiencia de conducción autónoma; y aunque ya lleva varias experiencias piloto, faltan muchos detalles por aclarar. Los primeros prototipos iniciales carecían de volante, pedales de freno y acelerador. Los coches de Google se han visto involucrados en trece accidentes menores en los que el coche no fue responsable. Esto podrá ser evitado en un futuro, cuando la mayoría de la flota de coches posea un sistema de comunicación general.

Una de las promesas que nos deja una futura ciudad con el coche autónomo como protagonista es precisamente que no habrá incidentes entre coches, ya que la comunicación entre ellos será total.

Chrysler-Pacifica-Minivan
Chrysler Pacífica Minivan

Fiat Chrysler fabricará los coches autónomos de Google

La compañía acaba de anunciar que ha alcanzado un acuerdo con el fabricante Fiat Chryrsler para una expansión definitiva de su proyecto de coches auto conducidos. Para empezar, parece que la flota de vehículos de prueba se va a incrementar en más de un cien por cien con la suma de 100 nuevas mini furgonetas híbridas Chrysler Pacifica que estarán en las carreteras para final de año.

Aunque Google contrata a terceros la fabricación de los automóviles que son la base de sus vehículos autónomos (y que son modificaciones de modelos convencionales como los Toyota Prius o coches creados especialmente para este propósito), se trata del primer acuerdo global que firma Google para la fabricación de coches auto conducidos. Según Google, Fiat Chrysler diseñará las mini furgonetas de modo que sea fácil instalar los sistemas de conducción autónoma, incluyendo los ordenadores que hacen funcionar el software de conducción y los sensores asociados que permiten al sistema ver lo que sucede en la carretera.

El diseño de estas mini furgonetas no es además casual, ya que ambas compañías buscan explorar el potencial de vehículos auto conducidos para más pasajeros que un automóvil normal, que podrían ser empleados para transporte público, con características como puertas automáticas deslizantes que permiten entrar y salir sin usar las manos.

coche-Uber--700x394

Uber se sube al ‘carro’ de los coches autónomos

La intención de Uber a la hora de desarrollar esta tecnología de coches capaces de conducirse a sí mismos, es precisamente la de prescindir por completo de conductores humanos en su plataforma y crear una flota compuesta exclusivamente de vehículos autónomos.

Para ello, ya ha iniciado las pruebas preliminares con un Ford Fusion híbrido equipado con varios sensores y cámaras que ha sido visto por las calles de la ciudad de Pittsburgh y que irá recopilando toda clase de datos necesarios para crear ese vehículo autónomo.

Un proyecto que desarrollado en conjunto por el Centro de Tecnologías Avanzadas (ATC) de Uber y la Universidad Carnegie Mellon de Pittsburgh, con vistas a estar completamente funcional en algún punto de 2020 y cuya utilidad estaría enfocada a mejorar la seguridad vial, anulando prácticamente la existencia de accidentes, además de contribuir a una optimización del tráfico.

Sin accidentes de tráfico

Google y Uber, junto con Ford y Volvo fundaron la ‘coalición de conducción autónoma para calles más seguras’, un lobby destinado a fomentar los cambios de legislación necesarios para el desarrollo e implantación de esta nueva tecnología. El objetivo final de los sistemas de conducción autónoma es limitar al máximo las 33.000 vidas que cada año se cobran las carreteras estadounidenses en accidentes de tráfico, de los cuales un 94 por ciento se producen por errores humanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s