Los tentáculos sionistas de la Mossack Fonseca

Mossack Fonseca,  especializado en crear sociedades mercantiles, es considerado como una de las cinco mayores firmas del mundo de los secretos offshore. Cuenta con más de más de 500 empleados y colaboradores en más de 40 oficinas en todo el mundo, incluyendo tres en Suiza y ocho en China, y en 2013 tuvo una facturación de más de 42 millones de dólares. Incluso los dedos de Mossack Fonseca se pueden encontrar en el comercio de diamantes de África, en el mercado internacional del arte y en otros negocios que prosperan en secreto..Un análisis del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) de los archivos filtrados encontró que más de 500 bancos, sus filiales y sucursales han trabajado con Mossack Fonseca desde la década de 1970, para ayudar a los clientes a gestionar las empresas offshore. UBS creó más de 1.100 empresas offshore a través de Mossack Fonseca. HSBC y sus afiliados crearon más de 2.300.

Este asunto pues, trata sobre el nebuloso mundo de la evasión fiscal y los paraísos fiscales, que según datos del Banco Mundial, el FMI, la ONU y los bancos centrales, esconden entre 21 y 32 billones de dólares, mediante bufetes de abogados en pequeña países del Caribe y Estados de EEUU que “lavan” el dinero de los súper ricos.

panama-papers-investigacion-global-sobre-corrupcion-fotoarte-notiguia-800x445

Juntos hemos creado un monstruo

Mossack Fonseca data sus orígenes cuando Ramón Fonseca unió su pequeña firma legal en Panamá con otra firma local dirigida por Jürgen Mossack. “Juntos”, Fonseca dijo luego a un periodista, “hemos creado un monstruo”. Ambos hombres tenían prestigio internacional y antecedentes en el mundo del dinero, el poder y los secretos.  La fusión que creó a Mossack Fonseca & Co llegó en un momento difícil de la historia de Panamá. El país enfrentaba inestabilidad política y económica bajo la dictadura del militar Manuel Noriega, quien llamaba la atención debido a evidencia de que estaba envuelto en lavado de dinero y narcotráfico.

Fonseca, un abogado y economista panameño de 63 años, que estudió derecho y ciencia política en la Universidad de Panamá y en la London School of Economics, se propuso de joven dedicarse a salvar el mundo. Primero se planteó ordenarse sacerdote, después trabajó durante seis años en las Naciones Unidas en Ginebra. “No salvé nada, ni provoqué ningún cambio”, dijo en una entrevista a la televisión en el 2008. “Decidí dedicarme a mi profesión, tener una familia, casarme y llevar una vida normal. Cuando te vas haciendo mayor te conviertes en más materialista”, dijo. Su socio, Mossack, nació en Alemania en 1948, aunque reside en Panamá desde principio de los años sesenta. Ahí se desplazó de niño con su familia. Consiguió el título de derecho en 1973, en Panamá y se asoció con Fonseca tras pasar una temporada ejerciendo la abogacía en Londres.

Empezaron con una pequeña oficina en Panamá y a lo largo de treinta años han creado más de 113.000 sociedades, la mitad de ellas basadas en las Islas Vírgenes británicas. Con el tiempo, Ramón Fonseca y Jürgen Mossack se convirtieron en especialistas en cuentas opacas y en el blanqueo de dinero, según denuncia el ICIJ en ‘Los papeles de Panamá’.

En 1987, con una Panamá ensombrecida, Mossack Fonseca dio su primer gran paso en el extranjero, estableciendo una sucursal en las Islas Vírgenes Británicas, que años antes había pasado una ley que facilitaba establecer compañías offshore sin revelar públicamente a los dueños y directores. “Mossack Fonseca fue la primera en venir de Panamá a las IVB, y otros siguieron”, dijo Rosemarie Flax, la veterana directora de Mossack Fonseca allí, a un medio de las Islas Vírgenes Británicas en mayo de 2014. Hoy, las Islas Vírgenes Británicas albergan a cerca del 40% de las compañías offshore del mundo. De las compañías que aparecen en los archivos de Mossack Fonseca, una de cada dos compañías fueron incorporadas en las Islas Vírgenes Británicas.

Mossack Fonseca dio otro importante paso en 1994. Ayudó a la diminuta nación de Niue – una isla coral del Pacífico Sur con una población de menos de 2 000 personas – a idear legislación que permitía la incorporación de compañías offshore. La firma había elegido a Niue, según dijo Mossack luego a la Agence France-Press, porque quería una locación en la zona horaria Pacífico asiático y porque no tendría competencia. “Si teníamos una jurisdicción así de pequeña, y la teníamos desde el principio, podíamos ofrecer a la gente un ambiente estable, un precio estable”. Entonces, Mossack Fonseca firmó un contrato de 20 años con el gobierno del pequeño atolón por derechos exclusivos para registrar compañías offshore en Niue. Niue ofrecía registros en caracteres chinos o cirílicos, lo que la hacía atractiva para clientes chinos o rusos. En 2001 los ingresos de la firma fueron tan altos que representaron el 80% del presupuesto anual de la pequeña isla.

Ese mismo año  el Departamento de Estado de EE.UU. cuestionó los “inquietantes acuerdos” entre Niue y Mossack Fonseca y advirtió de que la industria offshore de Niue había estado “vinculada al lavado de ganancias criminales de Rusia y Sudamérica”. La Fuerza de Tarea de Acción Financiera, una organización intergubernamental establecida por grandes naciones para combatir el lavado de dinero, puso a Niue en una lista negra de jurisdicciones que no tomaban pasos para prevenir el lavado de dinero, amenazando con sanciones económicas. Aunque Mossack negó que Niue estuviera involucrada en lavado de dinero, en 2001 el Banco de Nueva York y Chase Manhattan impusieron embargos sobre las transferencias de dólares a Niue. En 2003, Niue se negó a renovar a cuatro compañías incorporadas por Mossack Fonseca, señalando que estaría cerrando la franquicia exclusiva de la firma.

5702d7f95fbe0
Jürgen Mossack (izq.) y Ramón Fonseca fundadores de la firma legal panameña. Foto: Wikicommons y AFP

Cambiando operaciones

Perder a Niue no frenó a Mossack Fonseca. Simplemente cambió sus operaciones, la firma alentando a clientes que tenían compañías en Niue a que simplemente las reincorporen a la cercana nación de Samoa. El cambio fue parte de un patrón que emerge en los documentos. Cuando acciones legales obstaculizan la habilidad de Mossack Fonseca de servir a sus clientes, se adapta rápidamente y halla otros lugares en los que trabajar. Cuando las Islas Vírgenes Británicas pusieron en su mira a las acciones al portador en 2005, Mossack Fonseca mudó ese negocio en particular a Panamá. Las compañías que tienen acciones al portador no muestran el nombre de un dueño. Las acciones han sido consideradas por mucho tiempo un vehículo para el lavado de dinero y otros delitos, y han ido desapareciendo gradualmente en todo el mundo. En algunas jurisdicciones aún se permiten, aunque sujetas a más restricciones.

La capacidad de Mossack Fonseca de mover sus negocios rápidamente queda evidente en un gran incremento de incorporaciones en una de esas jurisdicciones, la isla caribeña de Anguilla, que vio el número de compañías allí incorporadas incrementarse por más del doble entre 2010 y 2011. Anguilla es actualmente una de las cuatro principales jurisdicciones para incorporaciones de Mossack Fonseca.

Mossack Fonseca también expandió sus operaciones para encargarse de las necesidades adicionales de sus clientes, incluyendo el registro de aviones y yates privados. Para 2006, de acuerdo a los archivos, Mossaack Fonseca expandió aún más sus negocios encargándose de las finanzas de algunos clientes o, como lo describió la compañía, “manejo discrecionario de portfolios”. De acuerdo a los documentos, las operaciones internas de manejo de bienes de la firma – llamada Mossfon Asset Management S.A. o MAMSA – manejaba más de 4 700 transacciones y al menos 1,2 mil millones de dólares en dinero de clientes entre mediados de 2007 y mediados de 2015. MAMSA trabajó con varios bancos, incluyendo a al menos dos que han sido sujetos a investigaciones por lavado de dinero: Banca Privada d’Andorra, acusado por el Departamento del Tesoro de EE.UU. de lavado de dinero para poderosas bandas criminales en un reporte de 2015, y Deutsche Bank Switzerland, cuya compañía matriz ha sido investigada por las autoridades del Reino Unido y los Estados Unidos por posible lavado de dinero para clientes rusos. El Tesoro de EE.UU. retiró su acusación contra la Banca Privada d’Andorra el 19 de febrero de 2016 diciendo que “ya no opera en una forma que suponga una amenaza para el sistema financiero de EE.UU.”.

El bufete ha trabajado con clientes de grandes bancos financieros, como el Deutsche Bank, el HSBC, el Société Général, el Credit Suisse, el UBS y el Commerzbank. Los abogados les ayudaban a tejer complejas estructuras que obstruían el trabajo a los recaudadores de impuestos e investigadores fiscales para seguir el rastro del dinero opaco.

comp-1_00000

La Mossack, la CIA y el nazismo

La familia de Jürgen Mossack llegó a Panamá en la década de 1960.  El padre de Mossack había sido miembro de la Waffen-SS, el notorio brazo armado del Partido Nazi durante la Segunda Guerra Mundial, según archivos de inteligencia del Ejército de EE.UU. obtenidos por ICIJ. Tras la guerra, el padre ofreció sus servicios al gobierno de EE.UU. como informante, indican los archivos, asegurando que “estaba a punto de unirse a una organización clandestina de exnazis convertidos en comunistas… o nazis sin convertir haciéndose pasar por comunistas”. Un oficial de inteligencia del ejército escribió que la oferta de espiar para EE.UU. podía ser simplemente “un astuto intento de salir de una situación incómoda”. Sin embargo, los viejos archivos de inteligencia indican que el padre de Mossack luego acabó en Panamá, donde se ofreció como espía, esta vez, a la CIA, ante la actividad comunista en la cercana Cuba.

Una de las conexiones importantes de Mossack Fonseca, la tenemos en el estado de Nevada, en EEUU. En Nevada, los archivos filtrados muestran que empleados de Mossack Fonseca trabajaron a finales de 2014 para ocultar los vínculos entre la sucursal de la firma de abogados en Las Vegas y su sede en Panamá, a la espera de una orden judicial de Estados Unidos que le exigía entregar información de 123 empresas constituidas por el bufete de abogados. Fiscales argentinos habían vinculado esas compañías con sede en Nevada con un escándalo de corrupción asociado a los ex presidentes argentinos Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner.

La orden exigía que Mossack Fonseca entregara detalles sobre todo el dinero que había fluido a través de las compañías de Nevada. Mossack Fonseca no quería dar esta información. Para una firma que se especializa en establecer compañías offshore difíciles de rastrear para clientes de todo el mundo, la confidencialidad es obligatoria. La firma trató de bloquear la orden negando que sus operaciones en Las Vegas, llevadas a cabo por una compañía llamada M.F. Corporate Services (Nevada) Limited, fueran parte del grupo Mossack Fonseca. El co-fundador de la firma, Jürgen Mossack, testificó bajo juramento que “MF Nevada y Mossack Fonseca no tienen una relación de central-subsidiaria y Mossack Fonseca no controla los asuntos internos u operaciones diarias de MF Nevada”.

Pero registros secretos obtenidos por el ICIJ, el diario alemán Süddeutsche Zeitung y más de 100 otros medios asociados elevan nuevas dudas sobre ese testimonio jurado. No solo muestran que la subsidiaria de Nevada era totalmente propiedad de Mossack Fonseca, sino que, detrás de escena, la firma tomó acciones para borrar registros potencialmente dañinos de teléfonos y computadoras para ocultar detalles de sus clientes al sistema judicial de Estados Unidos. Un email de 2014 instruye que cualquier vínculo entre el sistema informático central de Mossack Fonseca en Panamá y la oficina de Nevada “debe estar oculto a los investigadores”. Otros emails reportan que empleados informáticos operando vía control remoto desde Panamá “trataron de limpiar los registros de las PCs de la oficina de Nevada” y planeaban llevar a cabo una “sesión remota para eliminar los rastros de acceso directo a nuestra CIS” – el sistema de información computarizada de la firma.

Los documentos incluso muestran que un empleado de la firma viajó de Panamá a Las Vegas para sacar documentos del país. “Cuando Andrés vino a Nevada, limpió todo y trajo todos los documentos a Panamá”, dijo un email del 24 de septiembre de 2014. En comentarios a ICIJ, Mossack Fonseca negó “categóricamente” destruir o esconder documentos que puedan ser utilizadas en una investigación o litigación.

Los más de 11 millones de documentos obtenidos por ICIJ – emails, cuentas bancarias y registros de clientes – representan el funcionamiento interno de Mossack Fonseca durante casi 40 años, desde 1977 hasta diciembre de 2015. Revelan las propiedades offshore de individuos y compañías de más de 200 países y territorios. Hacen un recuento, ejemplo tras ejemplo, de delitos éticos y legales por parte de clientes y proveen evidencia de una firma dispuesta a actuar como guardiana de los secretos de su cliente, incluso aquellos que resultan ser delincuentes, miembros de la Mafias, narcotraficantes, políticos corruptos y evasores de impuestos; también compañías y personas que forman parte de la lista negra del Gobierno de Estados Unidos por estar presuntamente involucrados en “terrorismo, tráfico de drogas o por haber ayudado a regímines criminales como el de Corea del Norte o Irán”.

2016-04-06T003959Z_01_RKR01_RTRIDSP_3_PANAMA-TAX-FONSECA_20160406024222-k0OH-U40923546737fF-992x558@LaVanguardia-Web

Hacia nuevos paraísos fiscales

Pero, ¿por qué son especialmente importantes las actividades del bufet en Nevada? Porque Nevada se ha convertido en el Nuevo Paraíso Fiscal Mundial, dentro de los propios EEUU, junto con otros estados como Wyoming y Dakota del Sur. Resulta especialmente insultante e indignante que los EEUU, después de tantos años de presionar a otros países para perseguir a los estadounidenses ricos que evadían su dinero en paraísos fiscales offshore, se haya convertido precisamente en un paraíso fiscal que oculta en secreto el dinero evadido por todo tipo de extranjeros multimillonarios.

Todo el mundo, desde abogados londinenses hasta sociedades fiduciarias suizas, están ayudando en estos momentos a los multimillonarios a mover sus cuentas desde lugares como las Bahamas o las Islas Vírgenes Británicas, hacia Nevada, Wyoming y Dakota del Sur. Ese dinero sucio extranjero y local es bienvenido en los EEUU sin hacer preguntas, y es protegido por el secreto fiscal más impenetrable disponible en cualquier lugar del planeta.

Incluso se podría decir que los paraísos fiscales de EEUU son la nueva Suiza, las nuevas Bahamas o el nuevo Panamá. De hecho, para la mayoría de los estadounidenses, el concepto de paraíso fiscal offshore ya no tiene sentido con la aprobación de la ley FATCA, que hace imposible llevar el dinero sucio estadounidense al exterior. Ahora, todo el dinero sucio de los norteamericanos… se blanquea dentro de los propios EEUU.

Por ejemplo, la firma con sede en Ginebra Cisa Trust Co. SA, que asesora a los latinoamericanos ricos, está a punto de abrir oficinas en Pierre, Dakota del Sur, para “atender las necesidades de nuestros clientes extranjeros”, según declaró John J. Ryan Jr., presidente de Cisa. Trident Trust Co., uno de los mayores proveedores del mundo de fideicomisos offshore, trasladó docenas de cuentas fuera de Suiza, Gran Caimán y otros paraísos fiscales hacia Sioux Falls, Dakota del Sur, en diciembre.

rothschild-tax-haven-nevada-reno

¿Quién está detrás de las filtraciones?

Si hay una firma específica que encabeza la conversión de los EEUU en un nuevo paraíso fiscal al estilo Panamá es Rothschild.

Rothschild, la centenaria institución financiera europea, ha abierto una empresa de confianza en Reno, Nevada, a pocas calles de los casino Harrah y Eldorado. Ahora Rothschild está moviendo la fortuna de clientes extranjeros ricos desde paraísos fiscales como las Bermudas, sujetos a las nuevas exigencias internacionales de divulgación, a fideicomisos administrados por Rothschild en Nevada, que están exentos de todos esos controles.

Cada vez más bancos suizos y de otros países están trasladando las fortunas de sus clientes a EEUU, que no ha firmado los estándares bancarios internacionales. EE.UU. se ha convertido en la mejor opción para trasladar las cuentas bancarias de los más ricos para evitar pagar impuestos y ocultarlo de los Gobiernos de otros países.

Tras años arremetiendo contra otras naciones por ayudar a los estadounidenses más acaudalados a esconder su dinero, ahora EE.UU. está emergiendo como un paraíso fiscal de primer orden para los extranjeros adinerados. Casi 100 países, entre los que no se encuentra EE.UU., firmaron los acuerdos sobre el intercambio de información de cuentas financieras de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

La entidad financiera europea Rothschild, con una fuerte influencia en la Reserva Federal estadounidense, y otros importantes bancos con sede en Suiza, las islas Bermudas o las islas Caimán han abierto y traslado las fortunas de sus clientes extranjeros a sus nuevas sucursales en los estados de Nevada y Dakota del Sur, donde no están sujetas a la nueva normativa de divulgación de información y promueven la confidencialidad y la baja fiscalidad.

EEUU atrae a clientes extranjeros para que depositen su dinero en el país, garantizando a cambio total confidencialidad, lo que convierte a EE.UU. es uno de los pocos países donde las entidades financieras promueven la captación de fondos asegurando que la información sobre los depósitos no será divulgada a las autoridades extranjeras. En un borrador de su presentación en San Francisco, la firma Penney, perteciente al grupo Rothschild, escribió que los EEUU: “son efectivamente el mayor paraíso fiscal del mundo. Estados Unidos carece de los recursos para hacer cumplir las leyes fiscales extranjeras…y tiene pocas ganas de hacerlo”.

kerryusaid

Una maniobra calculada

Así pues, queda muy claro de qué va en realidad todo este asunto de “los Papeles de Panamá”. Es una gran jugada, para acabar de una vez por todas con paraísos fiscales como Panamá, con un objetivo evidente: acabar con la “competencia” y convertir a EEUU en el único paraíso fiscal real del mundo al que los ricos y multimillonarios desplacen sus capitales para ser limpiados y blanqueados. Y los principales beneficiarios de esta maniobra de “destrucción de la competencia”, son precisamente, firmas como las del grupo Rothschild, que están impulsando activamente la creación de estos paraísos fiscales dentro de EEUU.

Ahora escucharemos a gran cantidad de personas centrar el escándalo de la evasión fiscal en nombres como Putin, Messi, Almodovar, Macri o la hermana del Rey de España, y propugnará que se les castigue con toda el peso de la ley. También nos hablarán de “la gran tarea periodística realizada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ)”. Incluso habrá quienes traten de convencernos de que el “mundo está cambiando” y nos dirán que “los multimillonarios y las élites están empezando a ser perseguidos” y que la justicia está ganando en el mundo. Pero ninguno de ellos nos hablará de que hay algunos aspectos de esta investigación que sospechosamente se están pasando por alto.

Por ejemplo, que de momento, no haya aparecido el nombre de ninguna figura prominente norteamericana en las filtraciones. Y es que quizás deberíamos saber quiénes son los principales donantes del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ). Entre ellos podemos encontrar: Adessium Fundación, Open Society Foundations, The Sigrid Rausing Trust, the Fritt Ord Foundation, the Pulitzer Center on Crisis Reporting, The Ford Foundation, The David and Lucile Packard Foundation, Pew Charitable Trusts and Waterloo Foundation.

Llama la atención que uno de los principales financiadores de esta organización sea la Open Society del magnate George Soros. A través de su cuenta de Twitter, Wikileaks ha acusado al ICIJ de haber sido financiado por diversas fundaciones que se dedican, exclusivamente, a defender los intereses norteamericanos en todo el mundo. Parece pues que este asunto está siendo financiado directamente por gente como el multimillonario George Soros (a través de su fundación Open Society), la Fundación Ford o la USAID, (Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional), un organismo aparentemente independiente que sin embargo sigue las directrices estratégicas del Departamento de Estado de EEUU.

Lo que estamos viendo pues, no es exactamente una investigación periodística pura, sino una maniobra de determinadas élites para enriquecerse y reconfigurar muchos aspectos de la economía mundial, así como para impulsar sus oscuros proyectos para el nuevo paradigma que están diseñando. Estamos viviendo la transición hacia el nuevo paradigma social, económico y político del Nuevo Orden Mundial y para realizar este cambio, se sacrificarán muchas figuras que se creían intocables, y que en realidad no eran más que peones. Veremos rodar cabezas de personajes prominentes, que ejercerán de figuras “ejemplarizantes” para justificar las bases del Nuevo Orden.

Entre ellos, la necesidad de acabar con el dinero físico y imponer la utilización del dinero electrónico, bajo el pretexto de luchar contra la evasión fiscal. Un cambio que nos convertirá a todos en esclavos totalmente dependientes de los bancos y los estados que les sirven de poder ejecutivo. Y acostúmbrense también a escuchar hasta el agotamiento la palabra “global”: “primera investigación periodística global”, “fraude fiscal global”, “necesidad de organismos de control global de capitales”…

Así pues, todo esto está siendo diseñado para impulsar una agenda determinada.

PORTADA-LIBRO-SPB0201603-MAX

El abogado panameño Ramón Fonseca, además de atender sus obligaciones profesionales, se ha dedicado también a escribir novelas. La titulada ‘Mister Politicus’, un thriller político, “articula los enmarañados procesos de los que se valen funcionarios inescrupulosos para afincarse en el poder y, desde allí, satisfacer sus detestables ambiciones”, según cuenta la reseña del libro.

Fuentes: El Pais – El Comercio – El Periódico – Sputnik

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s