La úlcera del hombre de hielo reescribe nuestra historia

En su estómago se encontraron plantas medicinales empleadas para tratar dolor de estómago. En el hombro se halló una flecha de piedra, tenía un corte profundo en la mano y había recibido un fuerte golpe en el cráneo. Los análisis de aquel hombre de hielo mostraban que tenía artritis y le dolerían las rodillas mientras ascendía hasta los más de 3.000 metros de altitud donde fue encontrado…

23758.600x450
Un científico sujeta la mano de Ötzi, la momia de 3.500 años, durante una de las autopsias que se le han practicado. Fotografía © EURAC, MARION LAFOGLER

Un nuevo análisis del ADN de Ötzi, el Hombre de Hielo, que vivió hace 5.300 años y que fue encontrado en 1991 por unos montañeros en el Tirol como consecuencia del deshielo de uno de sus glaciares en retroceso, ha desvelado que su estómago contenía la bacteria Helicobacter pylori, la causante de la úlcera de estómago, muy presente y común en los europeos en la actualidad.

En un artículo que publicado en la revista Science, un equipo de científicos liderado por Albert Zink, director del Instituto de Momias y del Hombre de Hielo de Bolzano (Italia), han detectado una cepa de la bacteria Helicobacter pylori que se encuentra principalmente en el sur de Asia Central, no en Europa. Este microorganismo, culpable de úlceras y gastritis, lleva acompañando a los humanos durante al menos 100.000 años. Esa circunstancia convierte al patógeno en un buen aliado para conocer los movimientos migratorios humanos a través de las diferentes versiones de la bacteria desarrolladas en las distintas poblaciones humanas.

La bacteria Helicobacter pylori presente en los europeos actuales es una mezcla ocurrida tras la combinación de dos cepas diferentes, una proveniente de Asia y otra de África. Esto supone que en algún momento entraron en contacto ambas poblaciones, ya que las bacterias se transmiten por lo general dentro de la familia, y que la gran migración de África a Europa se produjo tras la muerte del Hombre de Hielo.

El Hombre de los Hielos lleva 24 años dándonos pistas sobre nuestra evolución. Su perfecto estado de conservación ha permitido avanzar en el conocimiento del ser humano de hace miles de años. Viviía en una comunidad agrícola, de ojos castaños, comía cabra, era intolerante a la lactosa y tenía caries. Investigadores austríacos de la Universidad de Innsbruck han logrado encontrar a 19 personas emparentadas con la momia. Personas vivas que comparten una secuencia de ADN ancestral relacionado con Ötzi. Les separan más de 5.000 años de distancia, pero una rareza genética ha facilitado el rastreo de su linaje hasta nuestros días.

“Puede mostrarnos como nuestros ancestros fabricaban su ropa, cómo vivían, qué comían… y la clase de enfermedades que padecían”, comenta Frank Maixner del Instituto de Momias y el Hombre de Hielo en Bolzano, Italia. “Es como una máquina del tiempo”.

Nationalgeographic

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s