‘Dianética y Cienciología’, como crear una religión de la nada

Hace 75 millones de años un soberano galáctico llamado Xenu confinó en la Tierra a los “thétanos”, malvados espíritus que hasta nuestros días infectan las psiqués de los hombres, causando males que sólo pueden curarse con mucho dinero y sesiones de “clarificación”. Esto, que podría parecer un cuento de ciencia ficción, no es otra cosa que el postulado de la Iglesia de la Cienciología, una secta que por medio de amenazas y extorsiones, ha construido un imperio económico conquistando a estrellas de Hollywood, empresarios y políticos de todo el mundo…

150112114438_films_2015_scientology_624x351_getty

Escenario Hollywoodiense

La campaña proselitista de la Cienciología apunta generalmente a “las ovejas con cascabel” y con dinero. “Si consigues que las ovejas con cascabel te sigan —decía Hubbard—, te seguirán todas”. Así, en 1955 pretendió convencer a Ernest Hemingway, Orson Welles, John Ford, Pablo Picasso y Walt Disney, y aunque ninguno de ellos aceptó, 40 años después la lista de sectarios impresionaría a cualquiera.

Tom Cruise, Dustin Hoffman, Nicole Kidman, Oliver Stone, Constantin Costa Gravas, Larry King, Mario Puzo, Aaron Spelling, Gore Vidal… todos comparten fama y fortuna, pero además un lugar en la Iglesia de la Cienciología. La cantidad de “estrellas” vinculadas a la secta en los últimos tiempos, evidencia su poder y capacidad de presión sobre el “star-system”. Medio Hollywood está convencido de que la “conversión” de John Travolta a la secta le ha procurado nuevos papeles cuando estaba al borde de la extinción profesional.

La relación con Hollywood es tan antigua como la propia Iglesia, que se fundó en 1955. Muchos jóvenes actores llegaban a ella a través de Milton Katselas, un profesor de interpretación que ha dado clases entre otros a George Clooney y Michelle Pfeiffer en sus inicios y que reclutaba sus alumnos hacia la Cienciología.

Su fundador

El fundador fue el estadounidense L. Ronald Hubbard. Nació en Tilden, estado de Nebraska (E.U.) en 1911. Hijo de un oficial de la Marina de los Estados Unidos, tuvo una infancia y una juventud inseguras; fue vaquero en un rancho del estado de Montana, cazador de coyotes, explorador, viajero en busca de aventuras en Asia, donde llegó a conocer la cultura india. De acuerdo con los biógrafos cienciólogos, Ron, a los 12 años de edad ya había leído las obras de muchos clásicos de fama mundial, y comenzaba a tomar interés por la filosofía y la religión.

120915005751_sp_hubbard_gettyPasó unos semestres en la escuela de física nuclear de la universidad George Washington, en la capital de los Estados Unidos, sin llegar a graduarse: fue piloto de planeadores, luego escritor de ciencia-ficción.

En 1932 comenzó a interesarse por problemas de salud mental, y descubrío que nuestra sociedad no conoce la mente humana mejor que cualquier brujo de la India. En 1938 descubrió la ‘Ley Primaria de la vida’, y la expresó en el lema: ‘Sobrevive’. Luego escribió su libro: ‘Las dinámicas de la vida’, y en 1950 publicó su obra más importante: ‘Dianética, la ciencia moderna de la salud mental’. Después de hacer de la Dianética también una institución religiosa, L. Ronald Hubbard murió en 1986.

La dianética

La palabra dianética viene del griego: ‘día’ (a través), y ‘nous’ (mente).

‘Es el estudio y manejo del espíritu en relación consigo mismo, con los universos y con las otras formas de vida’. Hubbard describe la técnica terapéutica para tratar todas las enfermedades mentales no orgánicas, y todas las enfermedades orgánicas psicosomáticas, y asegura una curación total; rechazando los demás tratamientos basados en psicoanálisis, hipnosis, electrochoque, intervenciones quirúrgicas, etc. ‘Solo queremos liberar espiritualmente al individuo bajo su propia responsabilidad; no damos recomendaciones médicas’.

Según Hubbard, la dianética crea condiciones en las que la capacidad racional del ser humano supera los límites normales de la personalidad, y permite una visión completa de la potencialidad mental, rebasando con creces lo que generalmente se opina. Por lo tanto, quien practica la Dianética queda libre de toda fuente de dolor y malestar. En su obra “Dianética: La ciencia moderna de la salud mental”, Hubbard dice que “nos podemos liberar de nuestras psicosis si nos enfrentamos a los incidentes traumáticos o enagramas que bloquean nuestra mente”. Según el fundador, liberarse de estos es muy fácil, pero muy costoso ya que implica una “audición” con la ayuda de un “audímetro” de hasta 5 mil dólares.

Haciendo uso de un «E-metro» -un galvanómetro que mide la intensidad de la corriente eléctrica corporal-, «el auditor, que es un ministro de culto de la cienciología, realiza una serie de preguntas buscando que el auditado logre identificar los focos de dolor, los recuerde y los reviva. Se busca arrojar toda la luz posible sobre ese incidente traumático y recorrerlo todas las veces que sean necesarias para que deje de doler. Sin embargo, el curso completo que concluye el “camino de purificación”, implica expulsar todos los eneagramas que, similares a los traumas freudianos, “son producto de los errores cometidos en vidas anteriores”. Eliminar todos los traumas del presente y pasado puede costar más de 80 mil dólares.

tom-cruise-estatua-desnudo--644x362

Negocio religioso

El camino del adepto para limpiar su alma es largo, y nada barato. A esta religión se le acusa de tener como único fin el de ganar dinero y poder. De hecho, muchos detractores de la cienciología atribuyen a su creador la siguiente frase: «La mejor manera de hacerse millonario es fundar una religión».

“Dinero, dinero, dinero. Haz que te lo den, consíguelo. Sea como sea, haz dinero”. Con estas palabras, Hubbard habría señalado su principal objetivo. Para ello, la cúpula de la Cienciología habría creado Sterling Inc., una ramificación de la secta que chantajeaba odontólogos adictos a las drogas hasta que, tiempo después, fue descubierta. Más adelante, crearon Narconón y Health Med, empresas internacionales de fachada que servían también para captar y extorsionar toxicómanos, con la excusa de proporcionar un “tratamiento redentor”.

La organización suele exhibir su poderío a través de adquisiciones inmobiliarias multimillonarias. Según un extenso reportaje en el Hollywood Reporter, la organización es propietaria de más edificios históricos en Hollywood que ninguna otra entidad. De entre sus inmuebles en el área de Los Ángeles, valorados en 300 millones de dólares, destaca el Celebrity Centre International en la avenida Franklin, que se alza como un castillo pseudo-medieval, y el enorme cuartel general de la organización, un conjunto de edificios azules en Sunset Boulevard. En Madrid cuentan con un espectacular templo frente al Congreso de los Diputados que inauguró en 2004 el propio Tom Cruise.

Iglesia-de-la-Cienciología

Los miembros

La Cienciología divide a sus acólitos en niveles. Para ascender es necesario cursar seminarios o someterse a sesiones de “auditoría” (interrogatorios) que hay que pagar. David S. Touretzky, un profesor de la Universidad Carneggie Mellon que ha investigado a fondo la iglesia, asegura que ascender a los niveles más altos puede costar un mínimo de medio millón de dólares. La Cienciología negó su afirmación y asegura que se puede seguir sus cursos desde sólo 50 dólares. De los miembros mejor posicionados sí se espera que hagan donaciones generosas. Varios ex miembros han confirmado que la Cienciología aplica una política de llamada “desconexión”: obliga a sus fieles a separarse de sus familiares que no practican la fe.

La orden religiosa de los cienciólogos es la llamada Sea Org. Quien ingresa allí firma un contrato de servicio por mil millones de años, puesto que la fe no contempla la muerte. Sus miembros llevan uniformes, trabajan por un sueldo ínfimo y pueden ingresar en la orden a edades tan tempranas como los siete años, según testimonios de ex miembros como Astra Woodcraft, que recientemente ha contado su historia en la web The Daily Beast o Jenna Miscavige, la sobrina de David Miscavige, líder de la organización. Jenna dejó la Cienciología en 2005 y ha hablado de los trabajos forzados a los que le sometieron de pequeña y de la pésima educación que recibió. La Sea Org recibe su nombre porque tiene varias sedes flotantes y se fundó, en 1967, con una flotilla de tres barcos. Durante su pico de popularidad, en los sesenta y primeros setenta, el propio Hubbard viajaba constantemente a bordo de uno de esos barcos, el Appollo, por el Mediterráneo y el Caribe con una tripulación en la que al parecer las mujeres vestían un uniforme de microshorts y plataformas.

Blancanieves y los once enanitos

El escándalo judicial más sonado en el que se ha visto envuelta la cienciología se produjo en los Estados Unidos, y tenía nombre de cuento infantil. En los primeros años 80, once dirigentes de la Iglesia que formaban parte del conocido como «Programa Blancanieves» -entre ellos la esposa de Hubbard- fueron condenados a prisión en EE.UU. por infiltrarse en distintos organismos públicos, como Hacienda y el FBI, con la finalidad de controlar sus investigaciones sobre la cienciología. Según explica José Luis Vázquez Borau en «Los nuevos movimientos religiosos: Nueva Era, ocultismo y satanismo», el principal objetivo del movimiento de L. Ronald Hubbard en aquel entonces era poder registrarse como religión para contar con la exención de impuestos.

IvanArjonapresidente
Iván Arjona / Foto ABC

En España

Durante los primeros años de funcionamiento de la sede que la Iglesia de la Cienciología tiene en el madrileño barrio de las Letras, al presidente de esta religión en España, Iván Arjona, le llegaban algunas cartas de fans de Tom Cruise que preguntaban si el popular actor se encontraba allí.  Inscrita desde 2007 en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, dicen ser en España unos 11.000 adeptos. «El 20 de noviembre de 1988 unos setenta policías armados con metralletas irrumpieron en una comida de un centenar de miembros en el Hotel Melia Castilla de Madrid», recuerda Arjona. Así comenzó para la Iglesia una extravagante aventura judicial. «El fiscal hizo entonces un escrito de acusación en el que nos acusaba de haber sido responsables de la enfermedad que acabó con la vida de Franco, de la Revolución de los Claveles en Portugal y del asesinato de Carrero Blanco», afirma el líder cienciólogo. Finalmente, todos los encausados en aquel proceso fueron absueltos.

En 2009, la Cienciología se convirtió en la primera gran organización a la que le prohibieron intervenir en la Wikipedia, después de años de modificar todas las entradas que hacían referencia a la iglesia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s