La vida según los bereberes

De norte a sur de Marruecos en las montañas del Atlas viven Los Bereberes desde hace varios miles de años. Son agricultores, comerciantes y artesanos viviendo casi igual que sus antepasados mezclados con un mundo moderno que los excluye y los confina..

 

bereber

Ni agua corriente, ni calefacción para los inviernos que son despiadados por estas latitudes. Ni cobertura para el móvil, ni esa extraña cosa llamada wifi. Ni cabinas de teléfono, ni supermercados, ni un simple buzón de correos que tienda un hilo de conexión, ya sea frágil y precario, con el mundo que late más allá de las montañas.

En el Alto Atlas la vida se desliza de esta guisa, aislada de la civilización, anclada en el origen de los tiempos. Sencilla y desprovista de lujos como manda la tradición bereber, esa etnia milenaria del norte de África que ha tenido que librar muchas batallas para trasmitir su lengua y sus tradiciones de generación en generación. Por eso esta cordillera marroquí, con sus bellas aldeas colgadas de la pendiente, es hoy un reducto de esta cultura, un testigo lejano de la modernidad que conserva y venera sus prácticas ancestrales.

Los primeros habitantes de Africa del Norte aún hoy reclaman por sus derechos como cultura. También, su independencia territorial. Sus dominios ya no son los que eran. Y ellos tampoco. En todo caso, a través de siglos y siglos de historia los diferentes pueblos de habla berebere se fueron integrando y culturizando, en mayor o menor grado, a las civilizaciones dominantes. Actualmente el bereber se imparte en algunas escuelas de Marruecos a los niños y se esta fomentando su cultura para que no se pierde una lengua tan antigua como misteriosa.

Lo que sí está claro es que los bereberes no son apátridas, errantes y nómades, gente que no persigue un estado propio, como se empeñan en aclarar gobiernos, culturas “rivales” y enciclopedistas. Sí lo fueron en un principio, obligados como estaban a huir de los invasores, cuando desarrollaron una trascendente actividad comercial por el desierto, con la cual lograron acercar los productos exóticos del Sahara a las ciudades adormiladas del norte del continente negro. Y también cuando escaparon al dominio de los romanos y fueron llamados por ello berbers o bárbaros.

fiesta campo trabajo

 

Los hombres libres

Hoy, muchos años después, los bereberes prefieren el término imazighen, que viene a significar hombres libres. Herederos de lo rural, lo tribal… y también de lo marginal –muchas veces son considerados una reliquia del pasado preislámico de la región- así se definen ellos desde sus asentamientos en las montañas marroquíes, a un par de horas de Marrakech, donde han erigido sus humildes casas con la arcilla extraída de la tierra, ocupando con sus poblados cobrizos parte de los valles y dejando el resto a los pastos y cultivos.

Tasselt, Tichki y Aït Ali son algunas de las aldeas del Alto Atlas donde los bereberes practican la agricultura y el pastoreo como el quehacer fundamental en su día a día. Allí la vida trascurre sin más pretensiones que cumplir con la rutina diaria. Subir a por agua a la fuente, abastecerse de leña para los días fríos, recolectar los frutos de los olivos, membrillos, almendros y nogales que crecen diseminados por estos valles tan verdes como los oasis.

Agricultura en terrazas

Después están las labores del campo, los cultivos diminutos que salpican los riscos y que son trabajados con unos sistemas de riego en canales que les permite aprovechar el agua de los ríos para cultivar en terrazas, de forma escalonada, trigo, cebada y hortalizas. Entonces habrá también que arreglar el terreno para los huertos, eliminar las malas hierbas, preparar la zona para la trilla, llenar los silos y recolectar los enormes fardos de forraje que las mujeres cargarán a sus espaldas para alimentar al ganado.

Porque cada familia tiene una vaca, algunas cabras y ovejas y un puñado de gallinas. Lo suficiente para disponer todo el año de unos productos básicos -leche, mantequilla, huevos…- a los que se suma la menta poleo, una flor que recogen del monte y que les sirve para ese famoso té que beben, al menos, cinco veces al día.

Los bereberes viven por y para la tierra y a ella consagran toda su actividad. Desde elaborar jabón con el aceite de la semilla de argán, hasta tallar cuencos y cucharas con madera de boj, o preparar, con las hierbas del campo, remedios medicinales caseros y tintes naturales para las alfombras. Por ello, en el Alto Atlas, la vida ajena a la tecnología sólo da cuentas a la Naturaleza.

Estos nobles pueblos están ahora en entredicho por sus cultivos de marihuana, cannabis o hachis que se realizan en alta montaña donde no crecen otras plantas de huerta que pudieran facilitarles la subsistencia. Fumar kif ha formado parte hasta ahora de la tradición en Marruecos. La prohibición de la marihuana llevada acabo por Estados Unidos en los años 30 para proteger la economía de sus cultivos de algodón dejó al cáñamo en la ilegalidad.
Aunque fumar cannabis no es recomendable, sin embargo la fibra del cañamo tiene mucha resistencia y es utilizada en materiales textiles y de contrucción.

imichil2
Moussem de Imilchil

El “moussem”de Imilchil

Los bereberes vienen a encontrar su media naranja a este pueblo del Atlas Medio. Durante casi todo el año, Imichil es solo otro pueblo bereber más, pero en septiembre se llena de visitantes que acuden a su moussem nupcial de tres días. En esta gigantesca fiesta, los bereberes de la zona compran todo lo necesario para los largos meses de aislamiento del invierno y se dedican a buscar posibles parejas para casarse. Las mujeres presumen con sus capas de lana a rayas y sus elaboradas joyas y los chicos se atusan sus blancas y largas chilabas.

El moussem suele celebrarse de viernes a domingo la tercera o cuarta semana de septiembre. Las fechas se anuncian en las oficinas de turismo de todo el país. Con el auge del turismo empieza a haber más observadores que jóvenes amantes, pero la fascinación de la tierra es innegable.

bereber

Anuncios

2 comentarios en “La vida según los bereberes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s